La España de Zapatero

7 noviembre 2009

Se puede opinar o se pueden dar datos. Y, a veces, los datos son más elocuentes que la opinión.

¿Cómo es la España de hoy, la España de Zapatero?

Es una España de paro galopante, de destrucción de empleo, de desprestigio de la política, de desprestigio de los partidos, sean éstos el partido del Gobierno o el partido de la oposición.

¿Es esto una opinión? Lamentablemente, no. Esto son datos.  

Primero, la España económica, tal como la retrata el Banco de España en su último informe, es una España de paro galopante y de creciente destrucción de empleo. Y no era así antes de la llegada de Zapatero al poder.

Y esto es un dato (o un gráfico, extraido del informe del Banco de España)Paro_y_empleo_en_España:

Es un dato -no una opinión- que el paro parecía que iba -por fin- a romper hacia abajo la barrera del 10%.

Es un dato que el empleo crecía, y que lo hacía  a un ritmo medio del 5%.

Y es un dato que eso dejó de ser cierto en 2006, sólo dos años después de que Zapatero se hiciera cargo del Gobierno; pasó a ser mentira en 2007, cuando se negaba rotundamente la mera posibilidad de la crisis, y es hoy una quimera cuando el desempleo se acerca al 20% de la población activa y el empleo se destruye a una tasa cercana al 10%.

Zapatero ha logrado empobrecer a España muy deprisa, pero no acaban ahí sus logros.

Con la economía hundiéndose, la confianza ciudadana en la política se ha avaporado.

Pero tampoco eso ha sido fruto de un día.

Es el resultado de una demolición que se ha producido de forma sistemática durante los últimos cinco años y medio. Una demolición en la que, lamentablemente, no sólo ha participado el Gobierno socialista.

El CIS lleva años retratando el hundimiento de la confianza ciudadana en la política mes a mes. Ha saltado a la opinión pública hace pocos días, cuando el hundimiento ha hecho sonar las las alarmas al ver cómo los políticos se han convertido en un “problema” para los ciudadanos.

Pero los datos muestran que el hundimiento empezó mucho antes:

cis octubre 2009 valoración sistema político

Para los que no estén familiarizados con los gráficos, una breve explicación de éste que realiza el CIS  y que los periódicos nunca atienden.

La línea roja muestra la confianza de los ciudadanos en el Gobierno. La línea gris, la confianza ciudadana en la oposición. Y la línea azul, la confianza de los ciudadanos en el sistema político.

Es lógico que la línea roja (la confianza ciudadana en el Gobierno) vaya por encima. Y sería lógico también que cuando la oposición mejora a ojos de los ciudadanos, ello ocurra en detrimento de la confianza que la gente tiene en el Gobierno.

Eso ocurría, en líneas generales, hasta 2004.

Las mejoras en la opinión ciudadana del Gobierno iban en detrimento de la oposición. Y viceversa. Cuando mejoraba la opinión sobre la oposición, empeoraba la que se tenía en el Gobierno. El resultado era que, en términos globales, la confianza ciudadana en el sistema político estaba en el entorno del 50.

Parece razonable.

Eso ocurrió hasta 2004. La victoria de Zapatero insufló una confianza en la política insospechada. Y tan fugaz como insospechada. Desde entonces no ha dejado de caer.

Pero hay una novedad. Las pérdidas de confianza en el Gobierno van acompañadas, de forma paralela y siempre hacia abajo, con pérdidas de confianza en la oposición.

Y seguimos bajando.

El tobogán por el que empezamos a despeñarnos en 2004 ha acentuado su pendiente a partir de 2008. Y hoy, esa confianza media del ciudadano en el sistema es de sólo 35. Y 35 es un 30% menos que 50.

Es decir, la confianza en el sistema político es hoy, con Zapatero, un 30% más baja que la que tenían los españoles cuando gobernaba Aznar.

Y esto  tampoco es una opinión. Es un dato.


Vale sólo por un día

28 febrero 2009

El domingo 1 de marzo estos datos serán viejísimos. Y estos cuadros serán historia. Tanto los que se refieren al País Vasco, como los que se refieren a Galicia.

Servirán sólo para comparar resultados. 

Hay una comparación que se ha hecho poco estos días. Poner el listón lo más alto posible para cada partido tanto en Galicia como en el País Vasco. Así, cuando todos los partidos digan en la noche del domingo lo mucho que han ganado se les podrá recordar cuál fue su mejor marca; es decir,  cuanto ha quedado su resultado del máximo respaldo ciudadano que alguna vez tuvieron.

En el País Vasco ese máximo respaldo ocurrió, tanto para el PNV como para el PSOE-PSOE como para el PP, en 2001. ¿Por qué? Pues porque la participación fue de casi un 80%. Ha habido otras tres convocatorias (en 1980, en 1990 y en 1994) en los que la participación fue de sólo un 60%. Es decir, no es lo mismo que se quede en casa el 20% del electorado a que se quede el 40%.

Esos datos máximos son las marcas que veremos si superan -o no- los partidos vascos mañana. Son las siguientes:

El PNV en 2001 logró 604.222 votos. El 42,72% del escrutinio. 33 escaños.

El PP en 2001 logró 326.933 votos. El 23,11% del escrutinio. 19 escaños.

El PSE en 2001 logró 253.195 votos. El 17,9% del escrutinio. 13 escaños.

En 2005, en las anteriores elecciones, todos sacaron muchos menos votos, porque la abstención no fue del 20% sino del 32%.  

Mañana veremos cuánta es la abstención y a donde van los 150.644 votos del ¡por fin! ilegalizado partido pro-etarra PCTV y cómo se reparten los nueve escaños que obtuvo en 2005.

En Galicia el juego de los máximos no se circunscribe a un año para los tres partidos. El PP y el BNG lograron el máximo número de apoyos en1997, pero el PSdG-PSOE lo hizo en 2005. Quizá sea casualidad, pero el máximo de votos del PP en Galicia se produce un año después de a victoria de Aznar, yel máximo de votos para los socialistas gallegos ocurre un año después de que Zapatero llegara a La Moncloa.

Esos máximos, para los tres partidos, son los siguientes:

El PP en 1997 logró 832.751 votos. 42 escaños.

El PSdG en 2005 logró 555.603 votos. 25 escaños

El BNG en 1997 logró 395.435 votos. 18 escaños.

La abstención ha sido más estable en Galicia que en el País Vasco: ronda el 32% desde 1993. Aunque en 1981 superó el 50%.

Otra novedad -o no- que veremos el 1-M será el respaldo que logre UPyD, el partido de Rosa Díez. Los resultados de UPyD tanto en Galicia como en el País Vasco servirá mejor como termómetro de las perspectivas de futuro de ese partido que lo que pueda obtener en las próximas elecciones europeas. El motivo es tan simple como que el 1-M el voto a UPyD no puede funcionar como voto de castigo para nadie sino única y exclusivamente como voto decidido por esas siglas.

Y para que no todo sean números, un pequeño homenaje al maestro Martín Morales:

martin-morales-lezcano


El corazón de Europa expedienta a Zapatero

11 febrero 2009

Socialista contra socialista. Kramer contra Kramer. Almunia contra Zapatero. ¿El motivo? Las mentiras del jefe del Ejecutivo; los excesos de gasto público del optimisma antropoilógico; el défict público insostenible en el que ha incurrido el peor Gobierno que ha tenido España; el incumplimiento de los compromisos adquiridos con Europa por parte del gran propagandista del europeismo más hueco.

El resultado es que Bruselas ha expedientado a España. ¿El motivo? Que el Gobierno socialista va a incumplir -más allá de lo razonable- el compromiso de máximo déficit público que permite Europa para tener al euro como moneda.

Es cierto que con el anterior Gobierno socialista, allá por 1996, España tampoco cumplía las condiciones para ingresar en el euro: el déficit y la falta de seriedad y de eficacia en política económica  no son cosa nueva; Solbes tampoco lo es.  

Pero hace 10 años, con Aznar como presidente del Gobierno, España logró reconducir una pésima herencia económica para, en un tiempo récord, cumplir todas las condiciones para ingresar en el euro. Y en estos diez años, el euro -la moneda única europea- ha sido un impresionante motor de prosperidad para España. Pero había que cumplir sus reglas.

Hoy, con otro Gobierno socialista, Europa anuncia que va a expedientar a España por incumplir las reglas para estar en el euro. Las cumplíamos hasta que Zapatero mostró que “hay otra forma de gobernar”: ésa que condena al paro a 7.000 persona al día y que lo deja todo tan negro que ahora “no se ve la luz al final del tunel”.

Eso sí, ahora pide a la oposición que “arrime el hombro”. ¡Lo que haga falta con tal de que él pueda eludir, con todo optimismo, sus responsabilidades!

¿O no era eso?


Recuperar la esperanza en el futuro

20 enero 2009

La Universidad CEU Cardenal Herrera Oria ha concedido hoy el doctorado honoris causa a José María Aznar, presidente del Gobierno entre 1996 y 2004 (es decir, en aquellos años en los que el paro pasó del 22% al 10,5%). Aznar propone recuperar la esperanza en el futuro y reemprender el camino del éxito.


María

13 enero 2009

No conozco a nadie del Partido Popular, ni a nadie que simpatice un poco (aunque sea muy, muy poco) con el PP que no quiera, admire y respete a María San Gil. Ni a nadie que no la admire, la respete y la quiera muchísimo. Quizá ustedes sí conozcan a ese alguien. Si es así, díganle que se equivoca.

Yo, como ustedes, también la respeto, la quiero y la admiro. Por eso, me alegré muchísimo cuando supe que colaborará con FAES, aunque sólo sea de forma ocasional. Se estrenó ayer lunes, en Chile, en un acto con el presidente Aznar.

Por cierto, si alguno de ustedes no lo sabe, el jueves 15 es el cumpleaños de María. Cumple exactamente un año más que hace un año. ¡Felicidades, María!